• Diana Otero

LONDRES


La imagen de la guagua roja cruzando el puente con el Big Ben de fondo fue una de las primeras que vimos al llegar a Londres. Eso que habíamos visto en tantas películas ahora lo teníamos de frente. Con solo mirar hacia al lado podíamos ver también el enorme London Eye. Era como un banquete de famosos edificios y estructuras. Estábamos claros de que habíamos llegado a Londres, aunque aún no veíamos alguna cabina de teléfono roja.


Entre tanto, decidimos comenzar por montarnos en el London Eye, que más que una estrella es una rueda de observación. En cada cápsula caben 25 personas y dar una sola vuelta toma 30 minutos. Desde el punto más alto se ve claramente la ciudad. Un momento perfecto para sacar la cámara. La fila kilométrica que hicimos se nos olvidó tan pronto nos montamos.



Otro must en esta ciudad es ir a observar el cambio de guardias del Palacio de Buckingham. Hay que llegar con tiempo, pues miles de personas se conglomeran a diario para observar el espectáculo de guardias caminando en fila muy ordenados y sincronizados de un lado a otro.

Caminando por la ciudad finalmente nos topamos con muchas cabinas de teléfono, así que la foto clásica dentro de una era necesaria. Igualmente llaman la atención los buzones de correo postal que son igualmente rojos.


Otros lugares para visitar que son un clásico son la Torre de Londres, la Catedral de San Pablo, el Tower Bridge, la Abadía y el Palacio de Westminster, el Palacio de Kensington, entre muchos otros museos y parques, como el Hyde Park. Hay mucho por ver y recorrer en Londres.


La vida nocturna de esta ciudad es una de las más vibrantes. Restaurantes, músicos callejeros, entretenimiento y demás son las orden del día, y la noche, en las calles londinenses.

6 views0 comments

Recent Posts

See All

JAYUYA